lunes, 1 de julio de 2013

El primer día.

Bueno tenía algunos días de estar esperando mi periodo menstrual y lo único que obtenía fueron terribles dolores premestruales. Mi esposo había sonado hace dos semanas que yo tendría un varón que se parecía mucho a el con la diferencia de que el bebe tenía ojos café como los míos, desde ese entonces comenzó a decirme que yo estaba embarazada, pero como yo sentía unos cólicos infernales ni bola le paraba.            Bueno los cólicos siguieron y nada de mi pinche periodo eso ya me comenzaba a poner de mal humor y cansarme pero aunque Nathan lo repetía cada día en mi cabeza no cabía la idea de estar embarazada. Un sábado fuimos a la tienda porque yo necesitaba algunas cosas y Nathan decidió comprar una prueba de embarazo que aunque yo estaba 100% segura de que no había bebe por complacerlo accedí a hacerlo cuando llegamos a casa, así normal orine y espere como un minuto y la prueba decía positivo yo tenía una cara de esa cosas esta mala, y Nathan una cara de lo sabía.                            
                           De ese momento en adelante me sentía como adolescente que sale embaraza cuando vive en casa de sus padres. Mil preguntas venían a mi mente. Como le vamos a hacer? Nathan aún es un estudiante? Yo no tengo seguro médico? Seré buena mama? Cómo le voy a decir a los demás? Sentía tanto miedo y preocupación sentía que todo era mi culpa por haber olvidado tomar mis pastillas. Así llore un gran rato hasta que dije no eso esta equivocado. Yo estaba preocupada por mía dolores de vientre además no tenía síntomas de embarazo ninguno. Y entre en un estado de negación hasta que mi esposo le contó a su mama y de repente les contamos a todos. Yo estaba tan insegura de realmente estar embarazada de lo que en el futuro vendría que simplemente no podía aceptarlo.          Así pasaron algunos días hasta qué poco a poco me fui haciendo a la idea de ser mama y aún no tenía muchos sentimientos la verdad por feo que suene  pero así lo fue por algunos días hasta que conenze a amar a la personara que esta adentró de mi. Ahora todo es diferente aunque algunas veces me quejo  de todo lo que tengo que pasar y los síntomas que con mi bebe vienen no podría pensar en mi mundo sin nuestro bebe. Estoy tan emisiónada de verlo en mis brazos saber si es un niño realmente o una hermosa niña. No importa solo espero sea un bebe lleno de salud. Y poder ser una buena madre para el.

2 comentarios:

  1. No se preocupen. Esos miedos son normales, no se sientan malos papas ni malas personas. Y cuando Dios manda un bebe, tambien manda la manera de mantenerlo y criarlo. Felicidades y disfrute de los cambios que vendran estos 9 meses :).

    ResponderEliminar